Productos para pieles sensibles

Una piel sensible debe ser cuidada con todo el cuidado del caso para evitar que se irrite, reseque o enrojezca. Además hay que ser sumamente cuidadosa con el tipo de cosméticos que se eligen porque existe la posibilidad de que parte de sus componentes produzcan algún tipo de alergia. Vamos a explicar algunos productos para pieles sensibles que te pueden ayudar.

Una rutina con productos para pieles sensibles

A continuación te proponemos una rutina para que la lleves a la práctica en tu vida diaria con algunos productos para pieles sensibles con los que a través de un método económico y sencillo vas a obtener excelentes resultados.

Lavado con agua fría

La idea es empezar por activar la circulación y el agua fría se caracteriza por hacerlo de forma instantánea. Cuando se lo hace con constancia se logrará que la piel se haga más resistente. Por su parte, el agua caliente no es recomendable para una piel sensible, considerando que va a provocar que se enrojezca fácilmente.

Inicia entonces tu día con un lavado con agua fría para tu cara. Hazlo justo al levantarte.

Componentes del Agua Micelar

Tonificar el cutis

Si se tiene una piel sensible es un paso que no se puede saltar pero que la mayoría lo hace. Es clave porque con él se desinflama la piel y se cierran los poros.

El agua de rosas o de hammamelis serán los dos tónicos naturales recomendados. Puedes usarlos en un bote con espray e ir rociándote el rostro poco a poco.

Una buena hidratación con productos naturales

Cuando se tiene una piel sensible es fundamental seleccionar cuidadosamente los productos que se van a usar pues pueden ser muy agresivos con la piel.

Las alternativas ecológicas suelen ser las más viables para este tipo de casos, por este te recomendamos las siguientes:

  • Aloe vera. Calma e hidrata la piel. Si se tiene la piel grasa o mixta es excelente para eliminar el brillo y dar un mejor aspecto.
  • Aceite de coco. Se absorbe fácilmente pese a su textura.
  • Aceite de aguacate. El aguacate es útil tanto si se lo aplica directamente como si se lo consume. De todos modos la forma más directa es aplicar su aceite sobre la piel.

Sobre los cosméticos…

Este tipo de productos pueden contener algunas sustancias que son tóxicas para la piel y la salud del cuerpo en general. Por esa razón lo usual es que se aconseje optar por las alternativas ecológicas en las que no se usan metales pesados ni parabenos.

Eliminar impurezas de la piel

En horas de la noche

Si te maquillas y tu piel es sensible es una obligación desmaquillarse antes de dormir. Para ello usa agua micelar, una toallita con algo de aceite de almendras o un desmaquillante de origen natural.

Luego te la vas la cara con agua fría y vuelve a tonificar tu piel con el agua de rosas o de hammamelis.

Mascarillas y exfoliaciones

Empecemos por aclarar que una piel sensible no debe exfoliarse porque no lo necesita. El resultado sólo será que se enrojezca y en ocasiones más de la cuenta.

Lo que sí es recomendable es usar productos para hacer mascarillas para pieles sensibles semanalmente. Algunos ingredientes pueden ser:

  • Aloe vera.
  • Leche entera.
  • Levadura de cerveza.
  • Aceite de oliva.
  • Miel Yogur.